En el post anterior introduje el tema del autodiagnóstico y desmonté 3 de las excusas más típicas en su contra.

Hoy quiero hablar de cuestiones importantes a tener en cuenta que muchas personas que cuestionan el autodiagnóstico no han pensado.

Un diagnóstico oficial no es necesario para vivir una vida plena, muchas personas simplemente no lo quieren. Otras sí lo quieren pero no pueden acceder a él por precio, distancia, u otros obstáculos.

Sea cual sea la razón detrás de un autodiagnóstico, es tan válido como uno oficial. Incluso Tim Burton cree que puede ser autista y no busca un diagnóstico oficial.

PUEDEN NO DESEAR UN DIAGNÓSTICO OFICIAL

  1. No todo el mundo quiere un diagnóstico oficial. Como el ejemplo de Tim Burton.
  2. Conseguir un diagnóstico oficial es una tarea harto compleja. Un proceso largo, según el método (público o privado) que puede llevar meses y te deja a merced de la suerte de que te toquen profesionales con interés en su profesión o gente quemada de su trabajo que sólo quieren que te quites de enmedio. No todo el mundo quiere exponerse a todas esas experiencias desagradables e incluso traumatizantes.

POSIBILIDAD DE ACCESO A ESPECIALISTAS

  1. Muchas personas quieren un diagnóstico oficial, pero no tienen ningún/a especialista en autismo cerca. Si tenemos en cuenta que especialistas en autismo hay pocxs, especialistas capaces de diagnosticar autismo atípico (mujeres, personas de color, etc) son casi como unicornios: oímos hablar de ellos pero nadie sabe cómo encontrar uno.
  2. Muchas personas quieren un diagnóstico oficial, pero no pueden costeárselo. No todo el mundo de habla hispana vive en tu país. Por lo tanto no tienes forma de saber si esa persona tiene acceso a atención psicológica y neurológica gratuita si no preguntas primero.

OBSTÁCULOS SOCIALES, GEOGRÁFICOS, SENSORIALES, ETC.

  1. Los procedimientos para conseguir un diagnóstico no son fáciles para una persona autista. Hay que seguir un orden de procedimientos, rellenar papeles, solicitar citas, acudir a ellas, etc. Las personas con mayores problemas de disfunción ejecutiva podrían ver la tarea de conseguir un diagnóstico como algo imposible.
  2. Lxs profesionales de la salud física y mental no son ampliamente reconocidos por su amabilidad ni por su sensibilidad. Para una persona autista, con altas posibilidades de tener ansiedad social, que te traten de forma brusca y seca, cuestionándote a cada paso, ignorándote cuando hablas, es aterrador, genera sensaciones de impotencial, eleva la ansiedad (y por lo tanto los niveles de cortisol en sangre) y puede dar lugar a crisis o colapsos. Enfrentarse a lxs profesionales de la salud puede resultar imposible sin ayuda.
  3. Si lo anterior no fuera problema, tal vez el hecho de llegar al lugar donde nos atiendan puede ser el obstáculo final. Muchas personas autistas no conducen, o no tienen independencia económica para mantener un coche, o tienen dificultades para salir a la calle y lidiar con el transporte público. El autismo es una discapacidad que imposibilita ciertas actividades que resultan tan fáciles como respirar para la mayoría de personas.
  4. No nos olvidemos que el autismo se caracteriza por sus diferencias en la percepción sensorial. Muchas personas autistas se sienten abrumadas por ciertos ruidos, olores y situaciones que esto les lleva a la crisis o el colapso. Es imposible ir al médico si ni siquiera te puedes mover, o no puedes hablar.
  5. Muchas personas autistas no hablan. Muy pocas personas en el ámbito profesional de la salud van a tomarse enserio a una persona que no habla por sí misma, y no van a hacer esfuerzos por comunicarse con ella por métodos alternativos como lenguaje de signos, pictogramas o un simple programa de comunicación por texto.

UN DIAGNÓSTICO OFICIAL PUEDE EMPEORAR LA VIDA DE CIERTAS PERSONAS

  1. Hay países en los que un diagnóstico oficial de autismo puede descalificarte para trabajos como militar o bomberx. Tener un cerebro diferente no tiene nada que ver con las capacidades para desempeñar ciertas funciones. Por no decir que es totalmente contrario a los derechos humanos discriminar a alguien por una discapacidad. Se ha de valorar su capacidad con pruebas específicas, no dando por hecho que no puede por lo que ponga en un papel.
  2. Hay países en los que un diagnóstico oficial de autismo puede poner en entredicho la capacidad de una persona para cuidar de sus hijxs. No solo en su entorno social sino por parte de las administraciones públicas.
  3. Hay países donde un diagnóstico oficial puede hacer que te echen de tu trabajo. Como ya he dicho, esto es una vulneración directa de los derechos humanos.
  4. Hay países donde un diagnóstifo oficial puede hacer que te obliguen a participar en “terapias” traumatizantes y dañinas, o que te administren “curas” que te pueden matar si no eres mayor de edad o dependes de alguien legalmente.

Visto todo esto, ¿deberían las personas que no pueden acceder a un diagnóstico oficial quedarse fuera de las comunidades que les pueden apoyar y mejorar su calidad de vida con conexión y comprensión? No seas absurdx.

EL AUTODIAGNÓSTICO ES UN GRAN PASO EN EL CAMINO HACIA EL DIAGNÓSTICO OFICIAL

  1. Investigar a conciencia el autismo, conocer cómo se manifiesta en todo tipo de personas y estar segurx de cómo se manifiesta en unx mismx puede ser de gran utilidad a la hora de hablar con profesionales.
  2. Es mucho más fácil que lxs profesionales acepten hacerte pruebas de autismo si llevas material preparado de antes (en papel o en la cabeza).
  3. Si, como yo, tienes dificultades en situaciones sociales y sobretodo con médicxs, psicólogxs o psiquiátras que te ponen en entredicho, llevar material preparado en papel puede ayudar a que te tomen en serio y entiendan tu caso.

Es importante valorar todas estas cuestiones antes de descartar el autodiagnóstico de alguien como inservible o “inventado” ya que es imposible saber si alguien se lo ha inventado sin preguntarle antes y escuchar su historia.

Advertisements